Calor, agua y fauna salvaje

Amanece el día con un calor inusual a pesar de las espesas y grises nubes que asoman por el oeste. Está siendo un verano extremadamente cálido y la vida campestre se hace mas dura de lo habitual. Así que aprovechamos nuestro día libre para visitar un río que aunque no está muy cerca de casa siempre es una buena idea para escapar del calor infernal del mes de Agosto en el campo. Cuando ni la sombra ni la brisa de los árboles te dan el placer de la frescura de un buen chapuzón. No soy una mujer de mar así que los ríos y lagos son siempre mi primera opción.


La mañana ha transcurrido tranquila y en buena compañía entre baños y reposos y cuando el sol empieza a caer y las negras nubes nos alcanzan ponemos rumbo a casa para disfrutar de la tormenta en el refugio de nuestro hogar. Al llegar a la Reserva de fauna salvaje donde vivimos me sobrecoge una necesidad muy fuerte de pasar un rato con los animales mientras mi pequeño duerme agotado por la mañana en el río y agarro la cámara para inmortalizar ese cielo furioso y la belleza de los seres con los que cohabito. Aquí tenéis el resultado de un día de sol y nubes, de río y árboles, de humanos y fieras salvajes.


Fotografías realizadas con una cámara SONY A7II + OBJETIVO DE 50mm F1.8 editadas en Lightroom con mis FILTROS. que podéis descargar AQUÍ. "Preset INTO THE WOODS"