Una mañana cualquiera

A pesar de las altas temperaturas veraniegas de este mes de Julio hay un par de horas al día a las que la brisa del amanecer y el ocaso le regalan una temperatura fresca e ideal para disfrutar de un bonito paseo. No hay nada que me pueda hacer más feliz que compartir estos instantes antes de que el sol estalle con mis animales. Antes de las ocho de la mañana partimos rumbo al hábitat de las ovejas y cabras para sacarlas a pastar al bosque, algo que adoran y disfrutamos inmensamente compartiendo con ellas. Me armé con un buen café con leche de coco y manteca de avellanas y un bibi lleno de agua fresquita. Nos faltó una buena ración de fruta que hubiéramos disfrutado al acabar el paseo, para la próxima no se me pasa.


Cuando llegaron las 10 de la mañana regresamos hacia el establo para que todas pudieran beber agua y refugiarse a la sombra del abrasador sol que nos brinda su calor estos días en plena ola de calor. Y como siempre, jugamos un rato con la tierra mientras todas iban regresando a su refugio. Embelesados por el olor fragante del romero salvaje, el aroma a lana recién esquilada de las ovejas, para ayudarles a pasar este calor y el sonido suave de los pájaros a lo lejos en algún lugar del bosque.


Momentos increíbles de paz, conexión y armonía con la naturaleza. Me obligo a realizar actividades SLOW LIFE para escapar del caótico ruido de la civilización y sus obligaciones,. Y como siempre algunos de los gatos nos acompañaron en este habitual paseo matutino. Alegres, relajados y curiosos.


Fotografías realizadas con una cámara SONY A7II + OBJETIVO DE 50mm F1.8 editadas en Lightroom con mis FILTROS. que podéis descargar AQUÍ. "Preset INTO THE WOODS"